Y llegó la Navidad

Hay momentos en los que siento que se nos pasó el año volando y también tuve algunos días que fueron eternos… pero sea como sea hoy es Navidad y una muy diferente.


Hace un año un día como hoy, jamás me hubiera imaginado todo lo que viviríamos este 2020, y en marzo de este año tampoco me imaginaba que íbamos a llegar a estas fechas aún en pandemia.


Me parece que fue ayer que festejamos el primer cumpleaños de la familia por Zoom (fue en abril), pensando que sería el primero y único del año. Nadie imaginó que Zoom iba a convertirse en el salón de todos nuestros próximos eventos, incluida la Navidad.

Nosotros comenzamos el 2020 con muchos planes y esperanzas de que sería un año próspero. Teníamos planes de celebrar nuestro aniversario en un viaje que se canceló, también pensamos que esta Navidad seríamos 4, pero hoy no podría estar más agradecida que aún seguimos juntos los 3, en resumen, nuestras vidas dieron un giro de 360 grados en menos de 24 horas con la llegada de la pandemia.


Hoy muchas familias están incompletas, hoy muchos pasamos Navidad aislados, lejos de nuestras familias o con una mesa recortada a su mínima expresión. Este año muchos nos dejaron, muchos perdieron su trabajo, muchos enfermaron, muchos pasaron la mayor parte del año encerrados, asustados y angustiados. Este año aprendimos a valorar a la familia, los abrazos, los besos, la cercanía, el contacto, el trabajo, la salud, las oportunidades… Hoy esas cosas que no eran tan importantes lo son todo.

Este año aprendimos y vimos de cerca realidades diferentes, nos dimos cuenta que todos navegamos en el mismo mar, pero no en el mismo barco.

Hoy es un día de celebración, pero no todos lo celebran, o por lo menos no todos como antes lo hacían. Hoy sabemos más de empatía y solidaridad con los demás, porque si no lo aprendimos entonces no nos sirvió de nada este año.


Los que somos papás, este año nos tocó reinventar la Navidad, para que nuestros hijos la vivan con intensidad y magia, este ha sido un momento de explotar nuestra imaginación para que nuestros hijos disfruten esta época.


Hoy luego de recapitular el año estoy inmensamente agradecida con Dios, pues a pesar de todo lo que hemos vivido en el mundo, mi familia aún sigue completa, hemos vivido tiempos muy difíciles, pero no nos falto el techo, la comida ni la salud. Hoy estoy agradecida porque aún en tanta crisis pude encontrar trabajo, y esa fue la señal más clara de que Dios nunca nos suelta y siempre escucha nuestras oraciones.


Hoy es una Navidad “especial”, tal vez la más rara que tendremos en nuestras vidas, donde ya no tendremos las mismas tradiciones y que pasará a la historia, pero vivámosla con más intensidad, avivando nuestra Fe y esperanza de que pronto tendremos tiempos mejores.

Hoy dependerá de cada uno celebrar este día con una actitud positiva para que emocionalmente estemos mejores. No renunciemos a este día, sobre todo este año que ha sido tan duro.

En unos días estaremos cerrando este año, el más terrible de nuestra época, el cual seguro se reproducirá en películas y libros para nuestros nietos. Un año en el que más que conseguir cosas, tuvimos que agradecer lo que tenemos. Seguramente comenzaremos el año muy diferente al anterior, con planes diferentes (o sin planes), con angustia, miedo e incertidumbre.




Hoy tengo un único deseo para ti… NO PIERDAS LA FE!!!


Desde el fondo de mi corazón hoy quiero hacerles llegar mis deseos de Paz y Amor para sus hogares, que la magia de la Navidad inunde sus corazones de Fe y que este año que llega podamos abrazarnos todos..!!


Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo

64 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Logo 2.png